Ansiedad y depresión tras la interrupción de los Inhibidores de la tirosina quinasa (ITK’s)

Los inhibidores de la proteína quinasa (ITK’s) dieron la vuelta por completo al pronóstico de vida y evolución de los pacientes con Leucemia Mieloide Crónica(LMC).  Los ensayos clínicos demostraron que estos fármacos pueden interrumpirse en aproximadamente el 50% de los pacientes después de un período de respuesta molecular completa (RMC) y siempre bajo supervisión médica. Sin embargo, en algunos pacientes, la suspensión de los ITK’s puede producir episodios de ansiedad y depresión. En este estudio analizan la incidencia de ansiedad y depresión en pacientes que discontinúan su pauta de ITK’s.

Discontinuar la medicaciónfuera de ensayos clínicos es posible siempre que sea por indicación médica y siguiendo los protocolos, las pautas clínicas establecidas para la discontinuación y contando con un sistema de monitoreo adecuado.

La interrupción de los Inhibidores de la tirosina quinasa requiere en algunos casos un manejo adecuado de la ansiedad y la depresión por el profesional indicado.

Estudio de referencia: Sogawa, R., Kimura, S., Yakabe, R. y col. Int J Clin Oncol (2018).

Dejar un comentario