Conxita Ansaldo

conxita
Conxita Ansaldo

Mi nombre es Conxita Ansaldo, soy de Capellades (Barcelona) y tengo 58 años. Desde Diciembre de 2011 soy paciente de LEUCEMIA MIELOIDE CRÓNICA. Me la diagnosticaron en una simple analítica debida a un proceso alérgico agudo. Me encontraba perfectamente y no presentaba ningún síntoma evidente (anemia, bazo inflamado, cansancio, etc.). Como apunte, quisiera citar que dos semanas antes de mi ingreso estuve de viaje por la Patagonia Argentina con total normalidad. Así que mi reacción al conocer la noticia fue de total incredulidad. Estaba convencida que la analítica estaba equivocada, la sangre era de otra persona. Eran fechas muy especiales (navidad) y me ingresaron en el Hospital de Igualada sin que hubieran hematólogos hasta tres o cuatro días posteriores al ingreso. Solo me dijeron <<tienes LEUCEMIA i tienes que quedarte ingresada>>. No podéis imaginar lo que uno siente cuando te hablan de esta palabra. En estos momentos desconoces las clases de leucemias que existen y no eres consciente de que hay varios tipos de esta enfermedad. Como comprenderán fueron unos días terribles donde la cabeza trabaja a marchas forzadas. El día 3 de Enero de 2012 mi actual hematóloga residente en el hospital de Igualada (me gustaría remarcar que es una gran profesional y mejor persona) me diagnosticó LEUCEMIA MIELOIDE CRÓNICA. Ella misma me tranquilizó explicándome que era el tipo de dicha enfermedad con un pronóstico más favorable, ya que tenía varias líneas de tratamiento muy buenas que la convertían en crónica por muchos años, con su medicación correspondiente.
Aún tenía la esperanza que fuera una equivocación analítica pero la punción medular confirmó mi leucemia. En primer momento mi cabeza empezó a trabajar a marchas forzadas, siendo mis hijos, marido, familia i amigos mis principales pensamientos… me atormentaba pensar que me perdería muchas cosas de ellos.

Desde el primer momento y con IMATINIB, mis leucocitos empezaron a normalizarse y en tres meses ya estaban en valores dentro de la normalidad.

Actualmente estoy en tratamiento con NILOTINIB. Ya han pasado casi 5 años y sigo muy bien, no tengo ninguna limitación física y me encuentro casi en remisión en todos los niveles. Hago una vida normal, trabajando cada día sin faltar y sin tener ningún efecto secundario destacable por la medicación.

Gracias a ella he conocido a gente maravillosa, que mantenemos una muy buena relación de amistad.
Animo a todas las personas que puedan, para que se hagan donantes de médula para que otras tengan la posibilidad de seguir con su vida y sueñen con su futuro, igual que yo sueño con el mío. Esperando impaciente que pronto descubran una cura para la LEUCEMIA.

←Volver