¿Qué niveles de remisión tengo?

Los pacientes de Leucemia Mieloide Crónica (LMC), cuando vamos a revisión y nuestro hematólogo nos dice que hemos entrado en remisión, a veces no sabemos interpretar las cifras que han dado nuestros análisis.

Una vez detectada la enfermedad y nos empiezan a tratar con Inhibidores de la Tirosina Quinasa (ITK), se definen tres tipos de respuestas o dicho de otra manera, se tienen que ir pasando por tres niveles de limpieza diferentes.

  1. Respuesta hematológica, en esta fase diríamos que nos limpian la sangre. Algunos pacientes necesitarán pasar por un tratamiento previo con hydrea, y lo que se consigue es que el número de nuestros componentes sanguíneos, glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas estén dentro de los niveles normales.
  2. Respuesta citogenética, en esta fase la limpieza ya se realizará en todos los pacientes con inhibidores de la tirosina quinasa (ITK), y la limpieza se va haciendo más profunda a nivel celular.
  3. Respuesta molecular, en esta fase la limpieza es más profunda aún, se hace a nivel molecular, y es cuando nuestro hematólogo ya nos empieza a hablar de tipos de respuesta más profundas;

            a)Respuesta Molecular Mayor (RMM): cuando el cociente de BCR-ABL respecto a ABL es menor o igual a 0.1%, en la escala internacional.

            b)Respuesta Molecular Completa (RMC): Cuando el BCR-ABL ya no es detectable en dos muestras sanguíneas consecutivas con calidad apropiada. Seguro que has oído que hay personas que llegan a Remisión 4, 4.5 ó 5 ¿Qué significa esto?, ¿en qué niveles me encuentro yo? Suelen ser preguntas normales que nos hacemos.

Aquí te dejamos los porcentajes que te van a ayudar a entender las cifras de tus análisis del PCR.

 

  1. Remisión Molecular 4.0 (RM 4.0), cuando los resultados son menor o igual a 0.01%
  2. Remisión Molecular 4.5 (RM 4.5), cuando los resultados son menor o igual a 0.0032%
  3. Remisión Molecular 5 (RM 5.0), cuando los resultados son menor o igual a 0.001%.

 

Fuente: Guía Andaluza de Leucemia Mieloide Crónica.

Dejar un comentario